Luego de la detención el pasado miércoles de Emilio Lozoya, ex director de Pemex, acusado de un desfalco de 280 millones de dólares a Petróleos Mexicanos (Pemex), la empresa productiva del Estado desde donde nuestro país “participó” en el Caso Odebrecht, siguen surgiendo versiones que apuntan a una inminente acción de la justicia contra el ex presidente Enrique Peña Nieto y el ex titular de Hacienda, Luis Videgaray. En entrevista con el periódico El Universal, Gertz Manero indicó que “si hay más casos, se indagarán sin afectar el proceso de extradición que se sigue contra Lozoya Austin”. A decir del primer Fiscal General de la República, la aprehensión del ex director de Pemex ratifica las investigaciones y todos los casos que se han abierto por actos de corrupción cometidos en el sexenio anterior. También, fue claro al decir que la decisión de Lozoya Austin de negarse a la extradición será un recurso judicial que no le beneficiará mucho. A partir de la detención del ex funcionario, el Gobierno de México tendrá 40 días para formular el expediente y reunir todo lo que requiera la justicia española para que Emilio Lozoya Austin pise suelo mexicano e inmediatamente sea trasladado a una cárcel. Y aunque los delitos que se le imputan y que, como lo ha confirmado el abogado de Lozoya Austin, Javier Coello Trejo, no son graves y no requerirían prisión preventiva, es poco probable que un juez lo deje llevar su proceso en libertad por riesgo de fuga.