La inteligencia artificial es un término que suena totalmente actual, ya no suena a algo del futuro, suena más bien a algo muy presente. Pero en realidad, ¿sabemos qué es?, ¿sabemos cómo nace?

Lo primero que hay que saber es que la “Inteligencia Artificial” nace como concepto en un encuentro que se llamó “Dartmouth Summer Research Project on Artificial Intelligence”, en Hanover, New Hampshire. (Estados Unidos) en 1956.

La organización corrió por parte de los científicos John McCarthy, Marvin L. Minsky, Nathaniel Rochester y Claude E. Shannon. Su idea era muy clara: ellos creían firmemente que cada aspecto del aprendizaje y cada característica del razonamiento humano podía ser descrito tan específicamente que sería posible crear máquinas capaces de generar procesos que los simularan.

Ahí se acuñó el término de Inteligencia Artificial y desde entonces, todos estos años no ha habido más que solo objetivo: buscar más y mejores formas de procesar datos. Más cantidades en menos tiempo. (De ahí la importancia que ha tenido la industria de los procesadores).

Hoy la cantidad de información que podemos manejar es infinitamente mayor a la de hace 50 años, con lo que algunas aplicaciones de I.A. son prácticamente automáticas, tanto, que ya simulan perfectamente una respuesta como la de un ser humano. Algunos ejemplos de esta tecnología funcionando hoy son:

1. Drones: dispositivos electrónicos capaces de volar, saber en todo momento su ubicación y dotados de sensores que les permiten librar obstáculos, medir distancias, entre otros.

2. Big Data: procesamiento de cantidades masivas de datos que al ser interpretados, arrojan resultados sorprendentes: ¿qué buscamos en internet?, ¿qué compramos?, ¿cuáles son nuestros hábitos?, ¿cuánto nos movemos?, ¿qué distancias recorremos?, ¿qué lugares visitamos?

3. Chatbots Conversacionales: Siri y Alexa, los asistentes virtuales de Apple y de Amazon, respectivamente, son los ejemplos perfectos de esta tecnología hoy integrada a nuestras computadoras, nuestros celulares e incluso, nuestros relojes. ¿Va a llover?, ¿Hay un restaurante italiano cerca?, “Cuéntame un chiste”.