Al menos 25 personas murieron por las inundaciones a consecuencia de las lluvias torrenciales que azotaron a la ciudad china de Zhengzhou. La mayoría de las muertes ocurrieron en el metro.

El presidente Xi Jinping, calificó la situación que se vive en la ciudad como “extremadamente grave”, luego que cerca de 200 mil personas fueran evacuadas, de la región que en tres días ha recibido lo equivalente a un año de lluvias.

“Se han hundido represas, provocando graves heridas, muertes y daños. La situación por las inundaciones es sumamente grave”, declaró el mandatario.

En el metro, pasajeros relataron como los socorristas abrieron el techo de los vagones para sacar y salvaguardar a los usuarios.

A consecuencia de los desastres generados, las autoridades decretaron ayer alerta roja para la ciudad ubicada a unos 700 km al sur de Pekín, e hicieron un llamado al ejército para reforzar las labores de emergencia.

Se trata de las mayores precipitaciones que ha tenido la región y según autoridades locales, más de 36 mil residentes de la ciudad se vieron afectados por la catástrofe; y cientos de vuelos se suspendieron en el aeropuerto de la ciudad.