El día ha llegado. Este viernes, el Reino Unido se divorciará a media noche de la Unión Europea (UE) tras un matrimonio de 47 años desde su ingreso. Con todo tipo de reacciones por parte de la prensa, la tierra de la reina Elizabeth II celebra la primera escisión en la historia de la comunidad. A partir de mañana comenzará un nuevo periodo para la nación inglesa, que conservará la relación económica con la comunidad europea, pero marcará un precedente importante para el sector político en toda la región. El Parlamento Europeo pasará de tener 751 a 705 escaños, lo que significó una ganancia para España que ahora tendrá 59 de ellos. El residente de Downing Street, el primer ministro, Boris Johnson, expresó la importancia de prevalecer unidos en para corregir el rumbo de Reino Unido. “Este gobierno permanecerá unido y enderezará nuestro país. Conforme construimos una nueva relación con la Unión Europea, insto a todo el mundo a cerrar el duelo y dejar que la curación comience”, apuntó. Distinto tipo de impresiones han vibrado en toda Europa. El presidente francés, Emmanuel Macron, se dirigirá al pueblo galo para abordar las consecuencias que tendrá el Brexit para Francia, mientras que Escocia demanda que la UE no se olvide de ellos, quienes votaron fervientemente en contra de la separación.