Por María José Valencia E. 

Hoy en día, las mujeres votan más que los hombres, mientras que hace 65 años, ni siquiera eran otorgadas con dicho derecho. No fue hasta 1953, cuando Adolfo Ruiz Cortines promulgó las reformas institucionales que les otorgaron el voto, pero hasta el 3 de julio de 1955 se llevaron a cabo.

Es imposible creer que el derecho institucional fue otorgado hace tan poco tiempo para las mujeres, puesto que nos encontramos en un año con oleadas de lucha contra la igualdad, la justicia de género y el respeto a la diversidad. La agenda está repleta de historias de mujeres empoderadas, cansadas de constantes abusos o en busca de justicia.

Se puede decir que un evento que marcó pauta para alzar su voz, fue definitivamente el que sucedió hoy, hace seis décadas atrás. Ante los ojos de decenas de hombres, cámaras, prensa y público curioso, las mexicanas por primera vez marcaron la casilla del candidato presidencial de su preferencia y colocaron sus voto en la urna. Un suceso que no duró más de cinco minutos, pero era el resultado de casi 50 años de lucha de mujeres que pelearon porque sus voces fueran escuchadas, respetadas y sus derechos reconocidos.

El movimiento surgió desde 1910 en México, formado por un colectivo de mujeres llamado “Las hijas de Cuauhtémoc”. Entre las demandas del colectivo, habían algunas que le parecieron atrevidas a la mayoría de la población: puesto que querían que mujeres ocuparan cargos políticos, fueran reconocidas ante el gobierno y respetaran sus derechos laborales.

Sin embargo, los derechos de las mujeres de participar en la vida pública del país fueron reprimidos más allá que respetados por varios años. Hasta hoy día, México solamente ha tenido nueve gobernadoras en su historia, dos de ellas interinas. Una de las cuales se encuentra ocupando un gran cargo hoy, Claudia Sheinbaum Pardo es la actual Jefa de Gobierno de la Ciudad de México bajo el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).