La Selección olímpica comienza su camino hacia Tokio 2020

0
30

A menos de un año de que inicien los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, la Selección Mexicana de Fútbol ha comenzado a trabajar con lo que podría ser el cuadro de 22 representantes para la delegación de México en la justa veraniega, pero ¿de qué va esta selección?

Cabe recordar que para la XXXII edición de los Juegos Olímpicos, a celebrarse en el continente asiático del 24 de julio al 9 de agosto, en la disciplina de fútbol, únicamente se permite registrar a jugadores menores de 23 años y tres refuerzos mayores, es por ello que la más reciente convocatoria contra Trinidad y Tobago del entrenador de la Selección, Gerardo ´Tata´ Martino, incluyó, en gran medida, al grupo que inició su preparación en mayo para el Torneo Maurice Revello, o Esperanzas de Toulon.

De esa selección, dirigida por Jaime Lozano, que finalizó en tercer lugar, únicamente siete jugadores repitieron en esta convocatoria: Alan Mozo, de Pumas; Cristian Calderón, de Necaxa; Ismael Govea y Jairo Torres, de Atlas; Sebastián Córdova, de América; Paolo Yrizar, de Querétaro y Jesús Godínez de Chivas.

Los porteros de Veracruz, Sebastián Jurado, y de Atlas José Hernández, también fueron incluidos en la convocatoria junto con el portero de Chivas, Raúl Gudiño, quien ha recibido más confianza por parte del entrenador argentino.

El ´Tata´ fue breve, conciso y claro antes y después del partido con respecto a lo que buscaba de esta selección, “es importante que estos jugadores entiendan el sistema de juego” y “me deja satisfecho que el equipo reflejó lo que trabajamos en los entrenamientos”, respectivamente.

El partido de ayer contra Trinidad y Tobago sirvió a muchos jóvenes para mostrase fuera de sus equipos, incluso a pesar de que Martino pasó el último mes visoreando a los juveniles en sus partidos de Liga MX.

El equipo dejó buenas impresiones, aunque el rival no apretó mucho a la defensa se mostró sólida y con buena verticalidad, metiendo buenos trazos entre líneas y priorizando en todo momento las salidas por las bandas con Mozo y Angulo, nada alejado de lo que estos dos hacen en sus respectivos equipos.

Quizá la mayor de las virtudes de esta escuadra preolímpica recaiga en el ataque; Sebastián Córdova es la piedra angular para que el equipo muestre todo el arsenal ofensivo del que dispone con la dupla de nueves, Yrizar y J.J. Macías. El jugador del América ha dado despliegues de madurez con su club y en selección se ha sabido entender a la perfección el sistema que Martino propone, un esquema de volatilidad por las bandas y circulación en los linderos del área, similar a lo que realiza con la Selección mayor.

Todavía es muy temprano para saber a qué aspira esta selección, sobre todo si consideramos que equipos como Brasil dispondrán de figuras juveniles en los mejores equipos del mundo como lo son, Rodrygo, Éder Militao y Vinícius Junior del Real Madrid de Zidane.

México dejó un buen sabor de boca con los juveniles, habrá que esperar qué rumbos les deparan las lesiones y falta de juego en sus equipos, sobre todo el próximo semestre. La mirada internacional muy probablemente recaerá sobre Córdova, Macías y Mozo que, por su calidad técnica, corta edad y momento actual, se antojan interesantes para considerarlos como material de exportación.

La Selección Nacional tiene un proyecto atractivo entre manos, esperemos le sepan dar luz y se proyecte para nutrir a la mayor de cara a las eliminatorias para la próxima Copa del Mundo. La actual olimpiada puede servir para catapultar la carrera de muchos de estos jugadores que se distinguen por saber formar grupo.