Los Kansas City Chiefs salieron victoriosos del Hard Rock Stadium en Miami con el inicio de un legado de la mano de Andy Reed y el QB, Patrick Mahomes, quienes se irguieron como las máximas figuras de la temporada 100 de la NFL al conquistar el Super Bowl LIV. Este domingo, Kansas City consiguió doblegar al campeón de la Conferencia Nacional, San Francisco 49ers, y alzarse con el trofeo Vine Lombardi por marcador de 31-20. Patrick Mahomes fue laureado como el jugador más valioso del partido al sobreponerse a dos intercepciones y comandar a su equipo a una remontada épica, digna de los libros de historia, en el Super Bowl LIV. Del otro lado del gramado, los 49ers vivieron una muy amarga derrota al dejar escapar una ventaja de 10 puntos en el cuarto cuarto del partido y no conseguir cerrar filas en la defensa para detener al joven QB de apenas 23 años. Durante los primeros dos cuartos, el partido pintaba espectacular, ambos equipos gozaban de buenas series ofensivas y defensivas, sin embrago, San Francisco parecía estar jugando a no perder el partido en lugar de ganarlo. Esta situación se hizo manifiesta durante la última posesión de Kansas en el segundo cuarto, cuando Kyle Shanahan, head coach de los 49ers, tubo la oportunidad de pedir sus tiempos fuera y dejarle a su equipo más de un minuto para conseguir una ventaja antes del medio tiempo, sin embargo, en su cuarto año como entrenador en la NFL decidió ver escurrirse el reloj entre sus manos, una decisión que le costaría más adelante. El medio tiempo estuvo protagonizado, por primera vez en la historia, por dos mujeres latinoamericanas, que sin duda pusieron a bailar a todo Miami y recordaron que este es el siglo de las mujeres, sus logros y destellos en el ámbito profesional. Shakira y JLo brindaron un espectáculo de primer nivel y serán recordadas como uno de los mejores shows de medio tiempo en la era del Super Bowl. Sobre la segunda mitad del emparrillado, San Francisco aprovechó la primera serie ofensiva para sumar tres puntos a sus cartones en el marcador, posteriormente llegarían hasta los 20 puntos y pondrían las cosas cuesta arriba para Kansas City. El Pat Mahomes que todos recordamos de la temporada pasada hizo su aparición en el último cuarto para alcanzar las 286 yardas por aire y dos touchdowns por la misma vía, uno a Travis Kelce y el otro a Damien Williams, quien brilló corriendo para 104 yardas y anotando un touchdown más por la vía terrestre, el definitivo. Mahomes se convirtió en el jugador más joven en ganar un SB y ser nombrado MVP del mismo. Con apenas 23 años de edad, amenaza con robarse la década y someter al son de su inteligencia, vivacidad y por sobre todo, valentía, la liga que cumple 100 años.