La semana pasada, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, aprobó una proclama que prohibe a los migrantes que entren a Estados Unidos de manera ilegal solicitar asilo. Esto, en clara alusión a los integrantes de la Caravana Migrante. Sin embargo, ayer el juez federal Jon Tigar determinó que esta medida entra en conflicto con la ley que, precisamente, permite solicitar dicha condición. La Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) de 1965 establece que cualquier extranjero que llegue a los Estados Unidos puede solicitar asilo. Bajo esta premisa, Tigar aseguró que la norma que prohíbe el asilo para los inmigrantes que entran a Estados Unidos fuera de un puerto de entrada está en conflicto “irreconciliablemente” con el INA. Sobre este escenario, el juez federal le prohibió a la administración federal aplicar dicha medida y recalcó que el presidente Trump no puede escribir leyes de inmigración para imponer una condición que el Congreso ha prohibido.