En Estados Unidos, una corte de apelaciones dictaminó que el Gobierno del presidente Donald Trump debe continuar con el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), puesto en marcha por su antecesor, Barack Obama, que protege a miles de jóvenes que, desde pequeños, llegaron al país de las barras y las estrellas de forma ilegal.

La decisión adoptada por una corte con sede en San Francisco cobra mayor relevancia, ya que el DACA seguirá protegiendo de la deportación de los denominados dreamers para obtener permisos de trabajo, aunque no ésto no signifique una vía rumbo a la ciudadanía estadounidense.

Trump dijo el miércoles que ve potencial para trabajar con los demócratas, que ganaron el control de la Cámara de Representantes esta semana, pero que tendría que ver qué decide la Corte Suprema sobre el asunto.

Cabe señalar que Trump anunció en septiembre de 2017 planes para eliminar el DACA, argumentando que Obama se excedió en sus poderes constitucionales cuando eludió al Congreso y creó el programa.

El DACA ofrece protección a unos 700 mil adultos jóvenes, en su mayoría hispanos, que entraron como niños al país.