El ex militar de extrema derecha, Jair Bolsonaro, ganó las elecciones en segunda vuelta para la Presidencia de Brasil con el 55,2% de los votos frente al 44,8% de su rival izquierdista, Fernando Haddad, para tomar las riendas de la mayor economía de Latinoamérica. “Vamos a respetar la Constitución, vamos a hacer un Gobierno que coloque a Brasil en un lugar destacado. Me comprometo a pacificar una nación aquejada por el crimen y la corrupción… No podemos seguir coqueteando con el comunismo”, dijo Bolsonaro tras su triunfo. Miles de simpatizantes festejaron con fuegos artificiales la victoria fuera de la casa del candidato frente a la playa de Barra de Tijuca en Río de Janeiro. Muchos otros tocaron las bocinas de los autos para celebrar en la capital financiera Sao Paulo. Cabe señalar que el repentino salto de Bolsonaro fue impulsado por el rechazo al izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) que dirigió a Brasil durante 13 de los últimos 15 años y fue desbancado hace dos años en medio de la peor recesión y el mayor escándalo de sobornos y corrupción en la historia del país.