Mientras que la humanidad intenta encontrar soluciones para la pandemia de SARS-CoV-2, los científicos chinos advirtieron de un estudio reciente que reveló una nueva cepa de gripe porcina y es peligrosa, pues tiene el potencial de contagiar a sujetos y provocar una nueva crisis sanitaria. 

El estudio liderado por el científico de la Universidad de Agricultura de China – Liu Jinhua – y presentado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS), se basó en aproximadamente 30 mil muestras de entre 2011 y 2018, provenientes de las vías respiratorias de cerdos en 10 provincias de China. 

Los resultados arrojaron 179 virus distintos de la gripe porcina y entre ellos descubrieron uno llamado 64, una combinación “única de tres linajes” que concentra la cepa del H1N1 que mutó de los cerdos hasta los humanos y desembocó una pandemia de gripe hace poco más de una década. 

Los expertos efectuaron experimentos en hurones, divisando síntomas de gripe parecidos a los humanos, así como fiebre y tos, luego de exponerse al virus y concretaron que la cepa G4 es “altamente infecciosa” y puede causar “síntomas graves”. 

“Es especialmente preocupante porque uno de los orígenes de este virus se remonta también a la gripe aviar, contra la que los humanos no tienen inmunidad”, añadió uno de los investigadores. 

Sin embargo, los científicos no han presentado pruebas concretas de que la cepa puede transmitirse entre humanos, pues de acuerdo con la investigadora Martha Nelson – citada en la revista científica Science – “las probabilidades son bajas. […] Pero nadie sabía que la cepa H1N1, que saltó de los cerdos a las personas, hasta que aparecieron los primeros casos en 2009”. 

Como consecuencia, los investigadores exigen que se apliquen medidas de prevención, ya que “es cada vez más frecuente que los puercos se infecten con virus que tienen el potencial de saltar a humanos”. 

George Gao – director del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades – y Sun Honglei concluyeron que “tendría sentido desarrollar una vacuna contra el virus 64 tanto para cerdos como para humanos”.