Esta mañana, la alerta terrorista en Estados Unidos ha pasado a rojo. Primero, se supo que el Servicio Secreto había encontrado un artefacto explosivo afuera de la residencia de Bill y Hillary Clinton en un suburbio de Nueva York. Luego, se supo que el Servicio Secreto habría interceptado otra bomba que tenía como destino el hogar de Barack y Michelle Obama en Washington. Minutos después que eso se supiera, la Casa Blanca, según Associated Press (AP), condenó el intento de ataque a Obama, Clinton y otros, “Estos actos de terrorismo son despreciables”. Casi una hora después, otro paquete sospechoso y potencialmente explosivo fue desviado de su rumbo original, el cual era la residencia de Donald Trump. Ahora, los estudios de CNN, ubicados en el edificio de la Time Warner, fueron evacuados, así como todo el complejo, por una bomba que iba dirigida a una de las cadenas de noticias más grandes del mundo.