El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un alza de 0.55 por ciento durante junio con respecto al mes inmediato anterior, con lo que la tasa de inflación anual se sitúa en 3.33 por ciento, la más alta en cuatro meses, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los productos y servicios que tuvieron mayor incidencia en el aumento mensual de los precios fueron la gasolina Magna y Premium, pollo, gas doméstico LP, naranja, frijol, arroz, refrescos envasados, carne de res y electricidad, al registrar cotizaciones más altas que el mes previo.

No obstante, esto se vio contrarrestado por precios más bajos en el jitomate, huevo, chile serrano, limón, cerveza, tomate verde, cebolla, chayote, servicio por suministro de agua y en la calabacita.

Al interior del INPC, el índice de precios subyacente (que excluye precios de bienes y servicios más volátiles, como agropecuarios y energéticos) se incrementó 0.37 por ciento mensual y 3.71 por ciento anual; por su parte, el índice de precios no subyacente aumentó 1.12 por ciento mensual y 2.16 por ciento anual, informó el Inegi.