Morelia, Michoacán, a 12 de noviembre de 2018.- El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, condenó los hechos en que un grupo de personas, al amparo de pertenecer a una comunidad indígena, dieron muerte a cuatro sujetos por ser probables responsables de diversos ilícitos en la localidad de Crescencio Morales, perteneciente al municipio de Zitácuaro. “Quien haya participado en ese hecho va a tener que responder ante las autoridades correspondientes. Nada de que somos indígenas, esa no es ninguna razón para hacer justicia por propia mano”, asentó el mandatario. En entrevista, el titular del Poder Ejecutivo de dicha entidad, sostuvo además que no permitirá que Michoacán retorne a los tiempos en que grupos de civiles armados pretendían hacerse cargo de la seguridad pública. “Esas famosas rondas o esos grupos al margen de la ley, tienen que desaparecer lo más pronto posible”, aseveró. Aureoles Conejo fue enfático al señalar que si en algún municipio hay una iniciativa de esta naturaleza, ésta tiene que apegarse a lo que marca la ley estatal, la federal y el Consejo Nacional de Seguridad Pública; “inventos al margen de la ley, cero”. Refirió que ya ordenó una investigación en contra de los servidores públicos omisos o irresponsables, que, a sabiendas de lo que podría ocasionar la inconformidad de la comunidad de Crescencio Morales, no actuaron con oportunidad. “Cero impunidad, venga de donde venga”, sostuvo.