Este jueves, una Corte Suprema de Estados Unidos le impidió al presidente, Donald Trump, terminar con el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés) que protege a más de 670 mil jóvenes inmigrantes indocumentados.

Además de proteger a los dreamers de la deportación, el programa creado durante la administración de Barack Obama, como presidente, les permite buscar trabajo en suelo estadounidense.

El elemento principal para el fallo de los jueces fue que la actual administración no dio una justificación adecuada para la cancelación del programa.

Esta medida fue una de las promesas de campaña de Donald Trump, que a cinco meses de las elecciones presidenciales se ve obstruida y con la posibilidad de quedar inconclusa durante uno de los periodos de mayor incertidumbre en la historia de Estados Unidos.