De acuerdo con una publicación de The Wall Street Journal, sería inminente la posibilidad de que testigos declaren dentro del juicio político hacia Donald Trump, pues los senadores republicanos no poseen el mínimo de votos necesarios para impedirlo.  Según el noticiero estadounidense, Mitch McConnell – cabeza de la mayoría republicana – indicó este precedente, respecto al impeachment de Trump, en una conglomerado privado con los altos mandos del partido. Mientras que los republicanos buscan a toda costa concluir el juicio por la vía más rápida, el yugo en los hombros de los legisladores – orillándolos a permitir interrogaciones, en especial al ex consejero de Seguridad Nacional: John Bolton – ha incrementado su presión.  Con base en una de las obras – que han sido filtradas – de Bolton, Trump confesó que continuaría con la congelación de ayuda militar a Ucrania hasta que los funcionarios ucranianos cedieran su apoyo en las investigaciones hacia su opositor demócrata en las elecciones de 2020 – y a su hijo – Joe Biden. Por su parte, el presidente Trump desmintió dicha conversación y se ha mantenido su postura en contra del consentimiento para presentar testificaciones de funcionarios – entre los que se encuentra el propio Bolton – dentro del juicio político en su contra, pues el mandatario considera que son asuntos de seguridad nacional.  McConnell ha contenido hasta ahora, la presión demócrata por autorizar la presentación de testigos y sus declaraciones. Se pronostica que para el viernes próximo, el Senado sostenga una votación. Los demócratas sólo necesitan 4 votos republicanos para poder solicitar nuevos documentos o testimonios en contra de Donald Trump.  Los abogados del presidente estadounidense – durante su última sesión – indagaron que el juicio debe terminar cuanto antes y no se debe alargar más el proceso, aunque los demócratas lo estén buscando. Pat Cipollone, encargado del equipo de defensa legal de Trump, mencionó que “es hora de que esto acabe aquí y ahora”. De igual manera, Jay Sekulow – abogado del equipo comandado por Cipollone – indagó que los cargos a los que se enfrenta su cliente, son frágiles y no aguantarán un proceso de impeachment.  El equipo de abogados decidió no inmutarse por las declaraciones que aparecen en el trabajo de John Bolton. No obstante, uno de ellos, Alan Dershowitz, hizo mención sobre lo improbable que resultaría la constatación de un delito concreto a través de lo que se menciona en el manuscrito.