Más de 2.500 personas están registradas como desaparecidas en Bahamas después del huracán Dorian, informaron el miércoles las autoridades. Sin embargo, aún se deben cruzar esos datos con los nombres de las personas que fueron desalojadas de las islas devastadas o que permanecen en albergues.

“Esta lista aún no se ha verificado con los registros gubernamentales de quienes se quedan en refugios o que han sido evacuados”, dijo el portavoz de la Agencia Nacional de Manejo de Emergencias, Carl Smith, en una conferencia de prensa. Agregó que “el procesamiento de la base de datos está en marcha”.

Horas después del anuncio, sin embargo, y pese a las previsiones de las autoridades, el Gobierno de Bahamas debió salir a rechazar las “informaciones falsas” publicadas en redes sociales y medios locales que apuntaron a que el huracán causó miles de muertos en el archipiélago.

Las autoridades confirmaron la muerte de 50 muertes personas por el huracán que golpeó con especial furia a las islas de Ábaco y Gran Bahama del 1 al 3 de septiembre.

Además, unas 70.000 personas necesitan comida y refugio, según Naciones Unidas y unas 3.500 personas han sido evacuadas a Nassau, la capital, ubicada en la isla Nueva Providencia.

Los reclamos de los residentes de las islas más afectadas aseguran que el gobierno no los está asistiendo ni está consiguiendo evitar los saqueos. Además, señalan en redes sociales que el número de muertos es mucho mayor que el que reportan las autoridades.

Sin embargo, el gobierno de Bahamas ha defendido su respuesta al desastre.