Después de dos años de haber iniciado la investigación por una posible colusión en las elecciones presidenciales de Estados Unidos entre Donald Trump y Rusia para influir en las elecciones de 2016, el fiscal especial Robert Mueller entregó el informe en el cual no se encontraron pruebas de una posible conspiración rusa para interferir en los resultados que llevaron al magnate a la Casa Blanca. La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que el informe es una exoneración total para Donald Trump y su administración. “El fiscal especial (Robert Mueller) no ha encontrado ninguna conspiración y no ha encontrado ninguna obstrucción. El fiscal general (William) Barr y (el vicefiscal general Rod) Rosenstein han concluido que no ha habido obstrucción. Las conclusiones del Departamento de Justicia suponen una total y absoluta exoneración del presidente de Estados Unidos”, indicó Sanders. Minutos después de darse a conocer el reporte del informe, Donald Trump habló de un “intento ilegal de derrocamiento que falló”, a la vez que celebró su exoneración. “No colusión, no obstrucción, Completa y total EXONERACIÓN. ¡MANTEN A AMERICA GRANDE!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter. Por su parte, el portavoz del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, dio el caso por cerrado. “Dos años después dos investigaciones del Congreso y ahora la investigación del fiscal especial con plenos poderes para investigar (…) dejan claro y diáfano, sin sombra de duda, que no hubo conspiración”, afirmó McCarthy. Mientras tanto, los líderes demócratas del Congreso de Estados Unidos exigieron ayer se les muestre “completo” el informe del fiscal especial, sobre los contactos entre la campaña de Donald Trump con las autoridades rusas en las elecciones de 2016, después de recibir un resumen del Departamento de Justicia en Washington. “El Congreso requiere el informe completo y los documentos subyacentes para que los comités puedan continuar con su trabajo independiente, incluyendo la supervisión y la legislación para abordar cualquier problema que pueda plantear el informe”, reclamaron los líderes demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado.