El periódico el Universal indicó que el robo de combustible que sufre esa empresa se disparó exageradamente durante el sexenio de Enrique Peña Nieto en comparación de las administraciones pasadas de Felipe Calderón y Vicente Fox. “Este delito, tomando como referencia el número de ataques a los ductos de la petrolera en los últimos seis años, resulta 42 veces más elevado que el periodo de 2001-2006 y 7.7 superior que en el ciclo 2007-2012”, puntualizó el medio informativo. Según el reporte hay más de 40 mil tomas clandestinas en todo México. Por ello, el director de Pemex, Carlos Treviño, indicó que las pérdidas a causa del ‘hauchicoleo’  alcanzan los “20 mil millones anuales de pesos” sin contar costos de reparación. “Una cosa es el valor producto que le roban a Pemex  que es de 20 mil millones de pesos y otra los costos en reparación, persecución y en los casos donde las tomas clandestinas se descontrolan y requieren reparación de daños ambientales y sociales, sobre todo cuando hay explosiones”, precisó el funcionario. Añadió que ya sostuvo pláticas con el equipo del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y que los colaboradores del tabasqueño han mostrado interés para combatir el problema.