Los jugadores de Boca Juniors alegaron que “le tiraron de todo” al autobús cuando ingresaban al estadio Monumental para jugar el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores ante River Plate. Varios de los jugadores ingresaron este sábado al Monumental quejándose de dolor en los ojos producto de gas pimienta.