El ex capo Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán recibió un regalo de Navidad por adelantado el día de hoy, pues sus dos hijas pequeñas fueron por primera vez a verlo durante su juicio en la corte federal de Brooklyn, en Nueva York, lo que emocionó al narcotraficante mexicano.

Guzmán las saludó efusivamente, les mandó besos e hizo pequeñas palmaditas desde la zona donde se sienta con sus abogados. También jugó a la distancia con ellas, abriendo y cerrando sus manos.

Las niñas acudieron algunas veces a las audiencias celebradas en la corte antes del juicio, pero nunca habían entrado en la sala desde que empezó. Pero hoy cambió esa suerte para el ex líder del Cártel de Sinaloa.

‘El Chapo’, uno de los narcotraficantes más conocidos que existen, se ha declarado inocente de supuestamente acumular una fortuna multimillonaria a través del tráfico de toneladas de cocaína y otras drogas desde México a Estados Unidos. De ser declarado culpable enfrentaría una posible sentencia a cadena perpetua.

Esta es la sexta semana de juicio, en el que ya han testificado más de una docena de personas.