El presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, lamentó la poca asistencia de congresistas que hubo hoy en la sesión legislativa en la cual compareció el secretario de Educación Pública, Otto Granados. “Debo externar mi personal sentimiento de tristeza al ver casi todas las curules vacías. Hemos venido aquí para dignificar el Congreso, no para seguirlo ofendiendo”, expresó el legislador. Y es que de los 500 diputados solo asistieron 373. Por ello, el titular de la SEP llevó a cabo su intervención ante un pleno semivacío.