En Estados Unidos, las autoridades interceptaron este viernes otros dos paquetes dirigidos al senador demócrata, Corey Booker, y uno en Nueva York, dirigido al ex jefe de inteligencia, James Clapper, durante la Administración de Obama. Con éstos artefactos ya son 12 los que se han encontrado y presuntamente con material explosivo.

Y es que de acuerdo a la Oficina Federal de Investigaciones (FBIpor sus siglas en inglés) los paquetes son similares a los anteriores, lo que supone van contra personas críticas del presidente Donald Trump.

Críticos de Trump como el ex presidente Barack Obama, su rival demócrata a la Casa Blanca en 2016 Hillary Clinton, o el ex director de la CIA John Brennan, en la CNN, recibieron correos bomba que no llegaron a explotar, gracias a que fueron interceptados por el Servicio Secreto estadounidense.

Otros tres dispositivos fueron encontrados ayer, dos dirigidos al ex vicepresidente, Joe Biden y otro al actor Robert De Niro. En total suman 12 en una amenaza de tintes políticos prácticamente sin precedentes.

Las autoridades advirtieron que podría haber más. No obstante también informaron que estos “atentados domésticos” simplemente tienen el objetivo de sembrar miedo dos semanas antes de las elecciones.