A través de un comunicado, Greenpeace afirmó que la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de Mñexico (NAIM) en Texcoco conlleva un alto impacto ambiental.

“Aumentará la emisión de gases de efecto invernadero. Se incrementará la quema de combustible fósil (turbosina) que usan los aviones, lo que repercutirá en mayor emisión de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera”, expuso la ONG en su texto.

Greenpeace considera que el proyecto de Texcoco traerá consecuencias para el medio ambiente como: mala calidad del aire, deterioro de la zona, afectación del hábitat de las aves migratorias y playeras, así como daños a los pueblos aledaños.

Los puntos por los que está en contra la ONG son:

1.- Aumentará la emisión de gases de efecto invernadero: porque una vez que opere el NAIM alcanzaría 27 mil 450 vuelos diarios.

2.- Agravará el problema de mala calidad del aire: el oriente de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (Ecatepec, Chimalhuacán, Nezahualcóyotl) estará altamente expuesto a los efectos de los ocntaminantes (NOx,SO2 y CO2) Y también empeoraría la calidad del aire en el sur de la Ciudad de México en zonas como: Coyoacán, Tlalpan, Magdalena Contreras, Iztapalapa, Tláhuac, Milpa Alta, Álvaro Obregón.

3.- Destruirá el hábitat de las miles de aves migratorias y playeras que anidan, buscan alimento o transitan esa zona: La desecación del Lago de Texcoco obligará a las aves a desplazarse a lugares aún más hostiles.

4.- Se verán afectados los territorios de donde se extrae el material pétreo para rellenar el lago y los poblados en donde se depositan los lodos tóxicos junto a sus habitantes.

5.- Cancela toda posibilidad de recuperar y extender la vocación lacustre de la zona y la posibilidad de revertir el avanzado deterioro ambiental de esa región del Valle de México.