El diario estadounidense, The New York Times, informó que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos promueve una iniciativa para que las personas que nacen en ese país sean registradas de acuerdo a su sexo y únicamente considerarían masculino y femenino. Dicha situación podría anular protecciones y reconocimiento para transexuales, asentadas en la Ley Federal de Derechos Civiles, aprobada durante la administración del presidente Barack Obama. Por ello, la dependencia argumentó que “con una base biológica clara, fundamentada en la ciencia, objetiva y manejable”, pretende que se lleve a cabo la acción que propone. De aprobarse la propuesta afectaría a alrededor de 1,4 millones de estadounidenses que prefirieron ser reconocidos con un género diferente al que indicaban sus genitales. Cabe resaltar que durante la administración de Obama, se rescindió el concepto legal de género para programas federales, con el fin de que el individuo contara con la posibilidad de elegir su sexo.