El gobierno interino de Bolivia, encabezado por Jeanine Áñez, a través de la Fiscalía de La Paz, giró una orden de aprehensión en contra del expresidente boliviano, Evo Morales, bajo los cargos de sedición y terrorismo. Evo Morales, quien recibió asilo político en México durante un mes para posteriormente emigrar a Argentina bajo el cuidado del recién ascendido a la presidencia, Alberto Fernández, es acusado por organizar levantamientos en contra del gobierno en turno y propagar el terror sobre las calles de Bolivia. Las denuncias se hicieron llegar apenas unas semanas después que se filtraran a la prensa una serie de audios y videos donde el expresidente insta a los cocaleros a tomar las calles de distintas ciudades y bloquear el paso de agua y comidas, un sitio orquestado desde la Ciudad de México, donde Morales fue envestido como huésped de honor. El Ministro de Gobierno de Bolivia, Arturo Murillo, compartió en redes sociales la orden de aprehensión emitida por la Fiscalía de La Paz que entona a Juan Evo Morales Ayma a ser capturado por cualquier elemento o funcionario de la fuerza pública y presentado ante la Fiscalía Especializada Anticorrupción y Legitimación de Ganancias Ilícitas, Delitos Aduaneros y Tributarios. Evo Morales se encuentra refugiado por el gobierno peronista de Alberto Fernández en Argentina, donde recibe protección, vivienda y sustento.