Regresó la Bundesliga de Alemania y con ella la alegría y el furor de millones de aficionados a lo largo del mundo. Con estrictas medidas de higiene y festejos reservados, la pelota volvió a rodar en los gramados con muchos goles y estadios vacios.

La Bundesliga regresó, y a pesar de no contar con público en los estadios ni festejos animosos, lo hizo con muchos goles. El primero de ellos llegó por cuenta de la joven estrella noruega del Borussia Dortmund, Erling Braut Haaland, quien con tan solo 19 años suma 16 goles en 14 partidos.

El Borussia Dortmund doblegó de local a un pobre Schalke 04 que parece no haber terminado de sacudirse el polvo de la inactividad sufrida por más de dos meses. 4 a 0 fue el resultado final en el Signal Iduna Park, casa del Dortmund.

Wolfsburg, Herta Berlin y Borussia Monchengladbach también consiguieron doblegar a sus rivales durante la jornada sabatina, mientras que el Red Bull Leipzig empató a un gol de local contra el Freiburg. Fortuna Düsseldorf y el recién ascendido Paderborn 07 empataron sin goles.

En la jornada dominical, Bayern München demostró por qué son los líderes y que no han perdido el buen nivel que los llevó hasta la primera posición. Con una gran actuación de Serge Gnabry y los goles del francés, Benjamin Pavard, y el polaco, Robert Lewandowski, los de Bavaria se impusieron al Union Berlin 2 goles a cero y se afianzaron en la parte alta de la tabla.

Bayern mantine la diferencia que dejó prepandemia de cuatro puntos sobre su más cercano perseguidor, Borussia Dortmund. Con “der Klassiker” a la vuelta de la esquina y nueve jornadas por jugar, la Bundesliga regresó a la actividad con gran explosividad y unos protocolos muy estrictos que servirán de guía para que las demás ligas europeas retomen las actividades.