Debido a la imposición de aranceles al acero por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la empresa Ford informó que tuvieron perdidas económicas de mil millones de dolares, a pesar que se abastece de la mayor parte de sus materiales en EE.UU.

“Los costos del acero estadounidense son mayores que en cualquier otro lugar del mundo. Les decimos que tenemos que tener costos competitivos en nuestro mercado para poder competir en todo el mundo”, señaló Joe Hinrichs, presidente de operaciones globales de Ford.

Por su parte, el máximo ejecutivo de Ford, Jim Hackett, pidió en el mes de septiembre a la Administración de Trump a resolver las disputas comerciales rápidamente, advirtió que de lo contrario harían “más daño”al segundo mayor fabricante de automóviles estadounidense.

Los gravámenes impulsaron el precio a alrededor de 920 dólares por tonelada este año, el nivel más alto en una década.

Cabe mencionar que el acero estadounidense actualmente cuesta 150 dólares más por tonelada que el acero en China, el mayor consumidor mundial.