La guerra comercial entre Estados Unidos y China, aunado a las protestas sociales en Hong Kong y la salida de Reino Unido del bloque económico europeo, ha generado una ralentización sincronizada en la economía mundial, informaron el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM). La nueva directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dijo en una rueda de prensa al marco de la reunión “1+6”, celebrada en Pekín y donde participaron autoridades chinas a la par de diferentes organismos económicos globales, que las pérdidas estimadas por el conflicto económico entre América y Asia ascienden a un estimado de 700 mil millones dólares hasta 2020, el 0.8 por ciento del PIB mundial. “Debemos movernos de una tregua comercial (China y Estados Unidos) a una paz comercial”, señaló. Las declaraciones se hicieron llegar un día después de que el Congreso de Estados Unidos aprobara un proyecto que apoya a los manifestantes en Hong Kong al que China reaccionó fuertemente y amenazó con tomar represalias en caso de que se promoviera la ley. De acuerdo con la búlgara, el crecimiento global “está previsto en sólo un 3 por ciento en 2019, el más lento en una década”, mientras que la ralentización del 90 por ciento del PIB mundial marca un claro contrate con el crecimiento del 75 por ciento que se había presentado hace dos años. Por su parte, el presidente del Banco Mundial, David Malpass, acompañó los exhortos de la directora del FMI y pidió un esfuerzo por parte de Pekín y Washington para evitar que la ralentización se agudice. La cumbre mundial contó con la asistencia del Primer Ministro chino, Li Keqiang; representantes de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Consejo de Estabilidad Financiera.