El Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó que la economía global está perdiendo ímpetu, sin embargo, no anticipa una recesión global, aunque advierte que el crecimiento es “vulnerable”. Esta situación es algo que se reflejará en las previsiones que publicará la próxima semana el FMI. Esta moderación, como ya advirtió la Reserva Federal estadounidense al poner en modo pausa el alza de tipos, es más pronunciada de lo que se anticipaba y crea nerviosismo. Christine Lagarde, directora del FMI, indicó que “El tiempo es más inestable”, pese a que espera “algún tipo de repunte en el crecimiento” en la segunda mitad de 2019 y comienzos de 2020. El rebote del que habla la exministra francesa es en cualquier caso “precario”, porque los riesgos empujan claramente a la baja. Lagarde ha hecho estos comentarios este martes en el discurso previo a la reunión que el FMI celebra la próxima semana en Washington. El Fondo proyectó en enero un crecimiento alrededor del 3,5% para este año y el que viene. Es más bajo de lo que se vio en ejercicios anteriores, pero sigue siendo “razonable”. Entre los puntos de riesgo que menciona se encuentra la incertidumbre que genera la salida del Reino Unido de la Unión Europea ante la falta de acuerdo para el Brexit. Pero también hay otros factores más extensos como el alto nivel de endeudamiento en algunos sectores económicos y países, las tensiones derivadas de la política comercial y la intranquilidad de los mercados financieros. “La economía global se encuentra un momento delicado”, expresó.