En el marco de las actividades del Festival de Autores y Compositores del 7º Festival Artístico de Otoño, se llevó a cabo en El Cantoral el Concierto de Premiación del Concurso de Composición Arturo Márquez para Orquesta de Cámara 2018, bajo el cobijo musical de la Orquesta Mexicana de las Artes y cuya dirección estuvo a cargo de Eduardo García Barrios, quien además fue director de la Orquesta Filarmónica de Moscú. Entre una selección de 63 obras, las ganadoras fueron: ‘No llores ojos hermosos, llévame al río’, de José Eduardo Muñoz, quien participó con el seudónimo Jatvardour, originario de Tlaxcala; la obra ‘Mixcoalli’, de Yovanni Flores, quien se inscribió con el seudónimo Lobo Albino y es originario de Puebla y ‘Fantasía Danzón para piano y orquesta’, de Guillermo Adrián Alzúa Álvarez, con el sobrenombre de Amir Debois, nacido en la Ciudad de México. Cada uno se hizo acreedor de un premio de 100 mil pesos. Además, hubo dos menciones honoríficas para las creaciones musicales: ‘Son Huasteco 2’, de Edgar Bernardo Ortega Padrón, quien participó bajo el alías de Teófilo y ‘Tango Anémico’, de Ulises Odín Zamorano Reyes, con el seudónimo Hemólisis. Cada una de las piezas fueron ejecutadas y se dieron a conocer por primera vez con público, además hubo otro estreno musical y mundial con ‘Danzón N.3’, del compositor mexicano Arturo Márquez, que fue la culminación para atestiguar esa manera natural que convergen la música de concierto con la tradicional, cuya esencia se percibió en cada una de las piezas musicales. Cabe mencionar que el principal objetivo del concurso es buscar que las obras tengan esa fusión entre la música popular mexicana, que tengan que ver con los gustos de nuestro pueblo y la academia, con un lenguaje armónico propio, sin olvidarse de la parte expresiva y sensible. Y lo más importante, que hayan sido composiciones con una dotación de Orquesta de Cámara. Las obras enriquecieron el lenguaje del folclor y lo mezclaron con la música de concierto. Hubo exploración de la música mexicana, también originalidad y por su calidad son dignas de exportación. Entre los asistentes destacamos la presencia del maestro Armando Manzanero, quien acudió al evento para conocer a los nuevos talentos de la composición mexicana.