El ex preside de Perú, Alan García, murió este miércoles después de haber sido ingresado de emergencia en un hospital de Lima tras haberse disparado en la cabeza poco después de que la policía arribara a su casa para detenerlo bajo orden de la fiscalía por presuntos delitos de corrupción vinculados al caso de la constructora brasileña Odebrecht. El exmandatario se disparó cuando agentes de la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad acudieron a arrestarlo en la mañana tras recibir un pedido de detención por un plazo de 10 días. “Alan García Pérez, indicando que iba a hacer una llamada, ingresó a su habitación y cerró la puerta. A los pocos minutos se escuchó el disparo de un arma de fuego, la PNP forzó la puerta y encontró a García sentado con una herida en la cabeza”, indicó el Ministro del Interior de Perú, Carlos Morán. García había calificado este martes de “especulación” el hecho de que se lo vinculase con presuntos sobornos recibidos por su exsecretario por parte de Odebrecht para la adjudicación de la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima. Alan García, tenía 69 años y fue presidente de Perú durante dos periodos (1985-1990 y 2006-2011), falleció en el hospital Casimiro Ulloa de Lima víctima del balazo que él mismo se propició.