Debido a la inconformidad de la cúpula empresarial por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, pidió a sus colaboradores conformar un equipo para reunirse con integrantes del sector empresarial para calmar y “serenar las aguas”. “Se acaba de formar una comisión para platicar con todos, con todos, ya desde mañana, con cada uno en lo personal, con las inversiones privadas, con las inversiones por otro lado, con todos para tranquilizar, vamos a ordenar el proceso para que todo mundo salga ganando y decirles que se respetarán los contrarios”, detalló Alfonso Romo, una de las personas más cercanas a AMLO. A decir de Romo, analizarán las implicaciones financieras del cambio de sede de Texcoco a Santa Lucía. Aseguró que mantendrán el diálogo con el empresariado para mostrar la conveniencia de contar con “un sistema aeroportuario y no un solo aeropuerto”. El equipo lo conforman los próximos secretarios de Hacienda, Carlos Urzúa, y de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, así como el futuro jefe de de la Oficina de Presidencia, Alfonso Romo.