El presidente mexicano Enrique Peña Nieto saluda en una ceremonia en la que anunció inversiones en infraestructura por 100.000 millones de dólares, el lunes 15 de julio de 2013. (Foto AP/Marco Ugarte)
Luego que ayer un grupo de centroamericanos rompiera, en Tijuana, el cerco de seguridad de la Policía Federal para impedirles cruzar hacia Estados Unidos por la garita de San Ysidro, el presidente de México, Enrique Peña  Nieto, pidió una “migración ordenada y respetuosa”. “Queremos una migración ordenada y respetuosa del marco legal del país, de las instituciones”, exclamó el mandatario. Y es que ayer, en su desesperación por ingresar a territorio estadunidense, un puñado de migrantes intentó cruzar a la fuerza, acción que provocó enfrentamientos con elementos de Policía Federal que no causaron daños graves. Sin embargo, los migrantes que lograron saltar la valla que divide ambos países, fueron recibidos por los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos​ (CBP, por sus siglas en inglés) con gases lacrimógenos y balas de goma.