Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la capital, aseguró que, tras los despidos de 55,591 personas entre el 13 de marzo y el 6 de abril de 2020, se implementará una investigación y, si se llegase a detectar un despido masivo, las compañías responsables ya no podrán inaugurar nuevas sucursales en el país. 

“Va a haber consecuencias en la Ciudad de México, si es una gran empresa que tiene posibilidades de pagarle a su trabajador y está despidiendo, podríamos considerar, por ejemplo, que ya no se van a poder poner más de esos negocios en la Ciudad de México”, concretó Sheinbaum. 

La funcionaria señaló que se podrá instaurar un esquema en el que sólo empresas socialmente responsables podrán acomodarse en la Ciudad de México, asó como se enviaría una iniciativa de ley al Congreso local, “porque lo primero que tiene que hacer una gran empresa es solidarizarse con sus trabajadores y tiene la posibilidad de hacerlo”. 

De igual forma, la mandataria capitalina indagó que se respaldará a los afectados por los despidos y para ello ya se están realizando distintas acciones, como las despensas al costo, que se venderán en supermercados y mercados públicos de la Ciudad de México. 

Tras la pandemia de coronavirus y el confinamiento impuesto en el país, el 90% de los negocios han cerrado sus puertas, excepto farmacias, bancos, restaurantes, con servicios para llevar supermercados y tianguis.