El gobierno de Estados Unidos anuló 28 leyes ambientales para apurar la construcción de algunos tramos del muro fronterizo y ante la inconformidad de personas que protegen el ambiente, la secretaria de Seguridad Nacional de ese país, Kirstjen Nielsen, explicó que es necesario tomar medidas rápidas para frenar “el cruce de ilegales”. “Existe la necesidad imperiosa e inmediata de llevar a cabo la construcción a fin de impedir los cruces ilegales hacia Estados Unidos en la zona prevista”, precisó la funcionaria. En tanto, el ambientalista Laiken Jordahl opinó que la administración de Donald Trump no está considerando el daño ecológico que le hará la obra al Refugio Nacional de Vida Silvestre de Texas y a las familias granjeras de la zona. “Es espantoso que la administración de Trump esté dispuesta a apoderarse de las granjas familiares por el dominio eminente y destruir las hermosas reservas naturales que apoyan la economía local”, expresó el activista.