El músico puertorriqueño, Draco Rosa, regresa con nuevos bríos luego de una sequía de ocho años, para presentar su más reciente álbum ‘Monte Sagrado’, una colección de canciones perceptivas que mezclan el rock  con influencias psicodélicas.

 “Lo interesante de Monte Sagrado es un parque ceremonial cerca de donde vivo en Utuado, que tiene una energía espiritual muy profunda… Me subí para realizar la primera canción que escribí para este proyecto y empecé a leer esta oración sobre el pueblo indígena. Este álbum rinde homenaje a esta comunidad y pide permiso para entrar a esas tierras”, señaló Draco sobre su reciente aventura sonora.

 Para la realización de ‘Monte Sagrado’, el cantautor se dedicó a incorporar técnicas de la vieja escuela en su propio estudio, con la instrumentación típica de un grupo de rock y la espontaneidad de grabar con banda completa tocando en conjunto, utilizando cinta analógica. Las sesiones eran muy productivas, pero el proceso de mezclar las pistas fue interrumpido por la destrucción devastadora del Huracán María. Draco terminó de producir el álbum en California.

Este proyecto nació mientras Draco se encontraba en un momento difícil en su vida, tras pasar años bajo cuidado médico debido a un linfoma no Hodgkin. Por ello se dedicó a la sanación y encontró un refugio en su terreno de 40 hectáreas en el bosque tropical de Puerto Rico, donde su amor al café y a la agricultura le dieron una salida del caos que lo rodeaba en ese momento. Mientras tanto, su esposa e hijos radicaban en California.