Mientras que el coronavirus continúa esparciéndose, varios países han tomado medidas preventivas de seguridad. Tras la decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de declarar un “estado de emergencia internacional”, las alarmas se han disparado y con ello los métodos de las naciones – que han presentado casos de coronavirus 2019-nCov – por contener la infección.  La región de Wuhan, donde se originó el virus, y la de Hubei han sido aisladas en cuarentena por el gobierno de Xi Jinping. En dicha comunidad, se estableció el proyecto de edificar un hospital – específicamente para tratar a los pacientes de coronavirus – en cuestión de semanas.  Aerolíneas alrededor del mundo han prohibido sus viajes a China, mientras que el país asiático contabiliza a más de 600 muertos y más de 31,000 contagios.  Por su parte, la potencia mundial norteamericana ha implementado puestos de seguridad sanitaria en sus aeropuertos más concurridos, como el JFK en Nueva York y el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.  El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declaró – a través de su cuenta de twitter – lo siguiente:  “Acabo de tener una larga, y muy buena, conversación con el presidente Xi de China. Él es fuerte, tiene agudeza y está vigorosamente concentrado en ser el líder del contraataque hacia el coronavirus. Siente (Xi Jinping) que están haciendo un buen trabajo, incluso están construyendo un hospital en cuestión de días. Nada es fácil pero él saldrá victorioso, en especial ahora que las temperaturas aumentan y, esperemos, el virus se debilite y – posteriormente – se extinga. En China están manteniendo una fuerte disciplina, mientras que el presidente Xi encabeza, con fuerza, lo que será una operación exitosa. ¡Estamos trabajando muy de cerca con China para darles nuestro apoyo!”.