De acuerdo con la revista Nature, este miércoles un grupo de arqueólogos descubrieron en Tabasco la estructura ceremonial más grande y antigua, hasta el momento, construida por la civilización maya. El enclave Aguada Fénix consiste en una plataforma elevada entre 10 y 15 metros, con una longitud de 1.4 kilómetros de norte a sur. D la misma, surgen nueve anchas calzadas. 

Los restos podrían ser desde el 800 hasta 1,000 antes de Cristo (a.C), siendo aun más viejo que el centro ceremonial en la región de Ceibal, Guatemala, que data del 950 a.C. Para determinar el periodo en que fue erigido el Aguada Fénix, los expertos utilizan un sistema de láser de detección por luz y distancia conocido como Lidar. De esta forma, distinguieron las formas tridimensionales de los restos y realizaron una excavación en el sitio, junto a una prueba de radiocarbono de 69 muestras. 

Takeshi Inomata, profesor de la Universidad de Arizona y uno de los principales autores del estudio, mencionó que “esta área está desarrollada, no es jungla; la gente vive allí, pero este sitio no se conocía porque es muy plano y enorme. Simplemente parece un paisaje natural. Pero con Lidar, se descubre como un lugar muy bien planificado”. 

El descubrimiento reveló un gran cambio en la historia mesoamericana y esto generará muchas implicaciones. Fue erigido entre muchas personas y no hay indicadores claros que haya existido una desigualdad social, como en esculturas de figuras de alto estatus, el monumento indica demuestras que el trabajo comunitario tuvo mayor peso de lo que se creía en el desarrollo inicial de los Mayas, concretan los resultados. 

“Siempre se ha debatido si la civilización olmeca condujo al desarrollo de la civilización maya o si los mayas se desarrollaron independientemente”, agregó Inomata.

Los investigadores recalcaron que el hecho que la construcción fuera edificada antes de lo pensado, cuando los mayas reflejaron un grado menor de desigualdad social que en etapas posteriores, podría replantear los procesos de creación. 

“Este tipo de comprensión nos ofrece implicaciones importantes sobre la capacidad humana y el potencial de los grupos humanos. Es posible que no sea necesario un gobierno bien organizado para llevar a cabo este tipo de grandes proyectos. Las personas pueden trabajar juntas para lograr resultados sorprendentes”, confesó el profesor y autor de la investigación. 

Los arqueólogos continuarán su trabajo en las ruinas y esperan recopilar más información sobre las áreas residenciales que colindan con Aguada Fénix.