El Instituto Noruego para la Investigación del Patrimonio Cultural (NIKU) apoyándose de un georradar de penetración de suelo, encontró los restos de un barco vikingo en un cementerio cercano a Oslo, capital de Noruega, que podría dar detalles de expediciones marítimas vikingas. “Este hallazgo es fascinante, ya que solo conocemos tres barcos vikingos bien conservados en Noruega que fueron descubiertos hace mucho tiempo. Esta nueva nave va a tener una gran relevancia histórica, ya que puede ser estudiada con la nuevas tecnologías en arqueología”, explicó Knut Paasche, jefe del Departamento de Arqueología Digital de NIKU. De acuerdo a las primeras investigaciones el navío pudo pertenecer a un rey o a una reina  porque  su diseño refleja poder. Además, el descubrimiento puede aportar pormenores de navegaciones que emprendieron los vikingos.