El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo denunció que las ocho personas que presuntamente murieron en un enfrentamiento con agentes de la policía estatal de Tamaulipas fueron en realidad ejecutados extrajudicialmente.

La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas inició una carpeta de investigación, luego de la denuncia por la ejecución extraoficial de las personas que habían sido identificadas como presuntos integrantes de un grupo criminal perteneciente al Cártel del Noreste.

Oficialmente, las autoridades de Tamaulipas informaron que el pasado 5 de septiembre, agentes estatales se enfrentaron con presuntos delincuentes en un domicilio de la Avenida 7, en Nuevo Laredo, donde habrían asegurado una camioneta modificada con blindaje artesanal, así como 15 armas largas y una corta.

Sin embargo, el Comité dio a conocer que la mayoría de los ejecutados fueron sacados de una casa en la calle Héroes de Nacataz, en la colonia Buenavista y cuenta con videos que permiten ver, por ejemplo, que en la casa donde supuestamente ocurrió el enfrentamiento, no hay evidencias físicas.

Asimismo, el Comité de Derechos Humanos cuenta con testimonios de familiares que relataron cómo los hombres fueron sacados de sus casas y trasladados hasta donde después habría ocurrido el presunto enfrentamiento.

Además, cuenta con pruebas de que se usó una grúa de la SSP para trasladar una camioneta negra con blindaje artesanal al inmueble donde aparentemente ocurrió el enfrentamiento.