Se acerca el fin del año, una época en la que es común plantearse nuevas metas y hábitos. Para lograr dichos objetivos y empezar el 2020 con el pie derecho, es necesario planearlos con diferentes métodos. Existen diferentes objetivos cuando comienza un nuevo año, como bajar de peso, ahorrar dinero, comer mejor, viajar y algunos más particulares como leer un libro, adoptar una mascota, entre otros.  Uno de los tipos de objetivos se denominan Objetivos SMART, los cuales se refieren a las características que debe poseer dicho tu objetivo para ser perseguido de manera correcta. Esa meta debe contener los siguientes aspectos: Específica, Medible, Alcanzable, Relevante y Temporal.  Su especificidad se basa en que debe estar claramente planteado, debe ser preciso y no encaminar confusiones. Su medición es para mantener un control numérico, ya que el hecho de que posea medidas puede facilitar el camino hacia lograrlo. El motivo de que el objetivo sea alcanzable es para que te plantees cosas coherentes y que no resultan imposibles de lograr. Su relevancia está ligada a su funcionalidad con tu vida diaria, tus objetivos deben ir de acuerdo con tus principios y así nutrirte de su inspiración. El último paso es su duración o poner un límite de tiempo para cumplir el objetivo, esto también ayuda al control de actividades por medio de calendarios y rutinas.  Los objetivos SMART pueden llegar a ser desde personales, hasta profesionales. Aunque nada de esto puede funcionar, si no se mantiene una buena actitud.