Gabriel Rico – después de haber sido seleccionado para la Bienal de Venecia durante el 2019 –  presentó su trabajo en la Galería OMR, formando parte de la feria de arte Zona Maco, durante la Semana del Arte en la Ciudad de México.  El artista, con menos de 40 años de edad, se ha presentado en museos como Aspen Art Museum de Colorado y, proximamente, en en Frieze LA. Sin duda, una de las personalidades más emblemáticas entre los participantes de Zona Maco.  Un día antes de la clausura en la feria de arte, se exhibió – a través de redes sociales – la destrucción de una de las obras del artista mexicano. La responsable fue nada menos que la crítica de arte Avelina Lésper, quien ha ofrecido opiniones controversial es acerca del arte.  “En OMR estamos muy tristes y decepcionados por lo que sucedió el día de hoy en la feria de arte Zona Maco. No entendemos como una supuesta crítica profesional de arte, destruyó una obra. […] La acción de la Señorita Lésper de acercarse demasiado a la obra para ponerle una lata de refresco encima y tomarse una foto para hacer una crítica, sin duda ocasionó el destrozo, y es sobre todas las cosas, una enorme falta de profesionalismo y respeto”, declaró la galería OMR a través de su cuenta de Instagram.  Por su parte, Lésper hizo pública su disculpa – por medio de un video – por haber destruido la obra titulada “Nimble and sinister tricks”. La crítica comparó su situación con el incidente de Marcel Duchamp y su pieza “El Gran Vidrio” – obra que no pudo ser terminada debido a su destrucción en un traslado – sin dejar de enfatizar que pudo haberle sucedido a cualquiera.  “Estaba frente a una obra que consiste en un vidrio, con dos pelotas y una piedra y una pluma atravesados, soportados sobre unos enclenques tubos de latón. Como un comentario crítico, yo llevaba una lata de refresco vacía en la mano. […] Levanté la lata y haciendo el ademán de de que lo ponía sobre la piedra, la acerque a la piedra, en ese momento, como si la obra hubiese escuchado mi comentario y sentido lo que pensaba de ella, se hizo añicos y se desplomó y se cayó en el piso. No pude hacer nada, me quedé ahí paralizada ante el hecho”, concretó Avelina Lésper en su disculpa virtual.  De igual forma, la culpable indicó que se sentó con Gabriel Restra – director de la galería – para alcanzar un acuerdo sobre qué podría hacer para indemnizar los daños, a lo que Lésper respondió: “Yo no la puedo pagar”, pues la pieza tiene un costo de 20 mil dólares. No obstante ofreció otra – absurda – solución, proponiendo “repararla”.  “Dame los objetos, las fotografías, las medidas, y yo te regreso eso reparado de nuevo, es la naturaleza de los objetos; se puede volver a hacer. Lo que a mí me sucedió le pudo haber sucedido al coleccionista, a un museo. Y de la misma manera lo iban a reparar, lo puedo reparar”, comentó Avelina Lésper.  La galería señaló que se encuentran en un diálogo con los organizadores de la feria Zona Maco, con el propio Gabriel Rico y mantendrán informados a los medios sobre los pasos posteriores a tan desastrosa situación.