La pandemia de coronavirus ha dejado las calles desiertas y la mayoría de los espacios turísticos han sido clausurados, tras la inminente llegada de Semana Santa 2020, uno de los periodos vacacionales principales del país, la mayoría de los complejos hoteleros han tenido golpes económicos, pues los turistas han cancelado todas sus visitas. 

Por su parte, la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM) mencionó que lugares como Puebla, Nuevo Léon y Acapulco, durante un periodo de tres semanas, han recibido cancelaciones en todas sus reservaciones para las vacaciones. Por otro lado, Cancún, Tabasco y Bahías de Huatulco han tenido bajas de entre el 80 y 90 por ciento de sus clientes. 

Asimismo, el organismo señaló que las ocupaciones en los destinos de playa rayan en un promedio de 10 y 15 por ciento, mientras que en las ciudades se ubica en un 5 por ciento. “Hay que aclarar que se observan algunos lugares con ocupaciones en el rango de 45 por ciento, siendo ésta la más alta, pero con tendencia a disminuir en los próximos días”, concluyeron. 

A escala nacional se registran al menos 24 mil establecimientos hoteleros y un 80 por criente de ellos están constituidos por micro, pequeñas y medianas empresas turísticas que emplean entre 10 y 55 personas, en promedio, por unidad. En el caso de las medianas pueden llegar a contratar hasta 250 trabajadores, representando un fuerte golpe para el desempleo nacional que se acerca con las vacaciones.