La Organización Mundial de la Salud (OMS) modificó de “moderado” a “alto” el riesgo del coronavirus surgido en China, debido a que existía “un error de formulación”. En su informe sobre la situación, publicado en la madrugada del lunes, la OMS indica que su “evaluación del riesgo (…) no ha cambiado desde la última actualización (el 22 de enero): muy alto en China, alto a nivel región y a nivel mundial”. En los informes anteriores, la agencia especializada de Naciones Unidas explicó que el riesgo a escala mundial era “moderado”. “Se trata de un error de formulación en los informes de situación de los días 23, 24 y 25 de enero, y lo hemos corregido”, explicó una portavoz de la institución con sede en Ginebra. Apenas la semana pasada, la OMS había indicado que era “demasiado pronto” declarar una “emergencia de salud pública de alcance internacional”. “Todavía no es una emergencia sanitaria mundial”, pero “podría serlo”, declaró el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que viajó a China esta semana para conocer más a fondo el nuevo virus. Por su parte, las autoridades sanitarias chinas indicaron que el patógeno es un enemigo más peligroso de lo que parecía en un principio, aunque no proporcionaron datos que sustenten dicha declaración. El ministro de Sanidad, Ma Xiaowei, dijo que una persona que haya contraído el virus puede transmitirlo a otra antes de que aparezcan síntomas, durante el periodo de incubación de la infección, que oscila entre 1 y 14 días. “Según información clínica reciente, la capacidad del virus de dispersarse parece estar volviéndose más fuerte”, declaró Xiaowei durante una conferencia de prensa. Hasta ahora, al menos 81 personas han muerto de las más de 2 mil 700 que han resultado infectadas por el coronavirus en China desde su aparición a finales de diciembre. Desde entonces se ha extendido por Asia, Europa, Estados Unidos y Australia.