La Comisión Nacional del Agua (Conagua) presentó sus primeras licitaciones del Proyecto Ecológico del Lago de Texcoco (PELT). Las tres licitaciones consisten en la contratación de servicios para implementar tres estudios y conocer condiciones de viabilidad, creación de estrategias para el desarrollo de espacios públicos, conectividad y accesibilidad, tácticas dpara el manejo de paisajes como cuerpos de agua y vegetación dentro del lago Nabor Carrillo, región donde edificaría el NAIM pero fue cancelado por la administración de Andrés Manuel López Obrador. 

Según los datos otorgados en Compranet, el primero de los concursos se hizo público el pasado 2 de junio. Dentro del reporte, se enfatiza en la necesidad de tener un proyecto específicamente para la movilidad, creando vialidades, accesos y complementos para que el parque tenga mejor funcionamiento. 

Frente a ello, el comunicado menciona que es importante examinar “las condiciones de tránsito del polígono, demanda, flujos, integración de espacios públicos, aforos, tiempos y demás elementos para proyectar las labores de ingeniería”.

En cuanto a la segunda subasta que fue publicada a mediados de junio, se concentra en la contratación de “trabajos y estrategias para el desarrollo de espacios públicos y edificaciones en la zona norte del lago Nabor Carrillo y en la zona adyacente de la autopista Peñón-Texcoco”. 

La convocatoria también anuncia que el fin de Conagua es contar con un estudio técnico para conocer todas las posibilidades que puedan realizarse en Nabor Carrillo, para que suceda una implementación de trabajos de “zonificación, dimensionamiesto y edificaciones en áreas de polígono”. Asimismo, señala que estará divido en cuatro zonas: Parque Zona Norte, Pabellón Nabor Carrillo, Laguna Recreativa y Parque Zona Sur. 

Para el tercer concurso, con fecha del 18 de junio, el informe concreta que las labores también se realizarán en la zona norte del lago y se enfocarán en un estudio ambiental para conseguir “estrategias para el manejo de elementos del paisaje tales como cuerpos de agua menores, vegetación existente y propuesta de tipo arbórea, arbustiva y cubresuelos”. 

El objetivo es que la zona se rehabilite para consolidar y potenciar la riqueza del paisaje, abriendo un área a la población de la ZMVM para su utilización.