El partido animalista PACMA y decenas de asociaciones de protección animal han expresado su indignación y han llamado a una “movilización urgente” por la muerte a tiros de una perra el pasado martes en Barcelona. La muerte del animal está siendo atribuida por estas asociaciones a un agente de la Guardia Urbana que había acudido a detener a su dueño, una persona sin hogar, un indigente que, debido a la situación que se vive en España, no cuenta con un techo donde dormir. El #JusticiaParaSota fue tendencia en Twitter y ha generado miles de comentarios de indignación por la muerte del animal en las redes sociales. Por su parte, la Guardia Urbana dio su versión sobre lo ocurrido. El cuerpo policial explicó que tras el incidente hay un “agente herido que ha causado baja médica”. “Dio comienzo cuando una patrulla avistó un perro sin atar, sin bozal y con apariencia de perro de raza potencialmente peligrosa, caminando solo. Al encontrar al propietario, se le solicitó que lo atase, en cumplimiento de la ordenanza municipal de tenencia de animales. No hubo ninguna llamada previa solicitando la intervención policial. Uno de los agentes fue mordido en el brazo por el perro. El agente utilizó su arma para protegerse”, relató la policía de Barcelona. Esta versión fue desmentida por testigos de lugar, quienes aseguraron que el agente disparó a Sota sin razón alguna.