“Las enfermedades que azotaron y aún lastiman al Estado son terribles”