El Comité Olímpico Internacional por primera vez se plantea la posibilidad de cambiar las fechas de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, para “salvaguardar la salud de todos los involucrados y contribuir a superar la contingencia provocada por el Covid 19”.

Después de mantener su posición, firme como una roca de no tocar los Juegos pese a la pandemia del coronavirus, el organismo presidido por Thomas Bach anunció que “abre un periodo de cuatro semanas para analizar día a día el desarrollo de la crisis sanitaria mundial y su impacto en los Juegos, incluida la posibilidad de aplazarlos”.

“Una cancelación pura y dura no resolvería ningún problema ni ayudaría a nadie”, precisa el comunicado emitido tras una tarde dominical llena de rumores después de que se conociera que Bach había convocado de urgencia a su comité ejecutivo. “La cancelación no entra en nuestra agenda”.

“Se analiza la modificación de los planes operativos existentes para que los Juegos continúen el 24 de julio de 2020, y también para los cambios en la fecha de inicio de los Juegos”, continuó el comunicado en la página de internet del organismo internacional.

La dificultad para los organizadores, según el propio Comité Olímpico Internacional, es que ya “hay millones de noches de hotel reservadas” y 33 disciplinas tendrían que readaptar su calendario para poder posponer o cambiar de fecha los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El COI espera que “el final de este túnel oscuro todos estemos pasando juntos, sin saber cuánto tiempo es, la llama olímpica será una luz al final de este túnel”, dijo el presidente del COI, Thomas Bach.