Mientras que en China se llega a 132 muertos y casi 6 mil contagios, científicos australianos han logrado clonar, o recrear, el coronavirus de Wuhan (2019-nCov).  Lo que se considera como un significante avance en la lucha contra la infección, será compartido con la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de avanzar en el diagnóstico y una posible cura o tratamiento. Aunque científicos chinos lograron recrear el genoma, los oceánicos clonaron el virus en su totalidad.  Especialistas de un laboratorio en la ciudad de Melbourne, Australia, indicaron que germinaron la copia del virus proveniente de un paciente infectado y la muestra fue remitida al laboratorio el pasado viernes. El Doctor Mike Catton del Instituto para Infecciones e Inmunidades Peter Doherty, mencionó que se han preparado desde hace mucho tiempo para un incidente de este calibre y por ello es que obtuvieron una respuesta positiva en tan poco tiempo.  Varios doctores opinan que la copia del virus podría usarse como “material de control” para hacer futuras pruebas y consideran que Leto “cambió el viento” a nuestro favor. Las investigaciones podrían gestar diagnósticos en sujetos que cargan el virus pero no han presentado síntomas.  “Las pruebas de anticuerpos podrían permitirnos hacer diagnósticos retrospectivos en varios pacientes para obtener una perspectiva clara del virus en cuanto a su índice de contagio y, posteriormente, de mortalidad. […] También ayudará las primeras pruebas de posibles vacunas.”, concretó el Doctor Catton.  Los científicos chinos han declarado que – así como un resfriado común – el coronavirus puede ser contagioso desde su período de incubación. Sin embargo, la OMS insistió que aún es desconocido si la infección puede propagarse de un sujeto a otro antes de presentar síntomas.  De acuerdo con la OMS, el período de incubación del coronavirus es desde dos hasta diez días. Aunque las autoridades chinas han divulgado que se está conteniendo el virus, los contagios en la región asiática han incrementado de manera alarmante. Las provincias de Wuhan y Hubei permanecen cerradas, pues allí es donde surgió el brote de la infección.  16 países alrededor del mundo han confirmado la existencia de 47 casos, como Tailandia, Francia, Estados Unidos y Australia. No obstante, no se han reportado muertos fuera de China.